Actuaciones sobre arquitectura tradicional

1986_FGB_CasaTacoronte_Ext01S
Casa en Los Laureles, Tacoronte. 1983

Cuando una gran parte de las ciudades que vivimos ha sido ya construida, las transformaciones urbanas que actualizan lo existente y reforman las fábricas antiguas se presenta como un objetivo insoslayable hacia el futuro. La rehabilitación de la edificación heredada se ha convertido así en una de las tareas más importantes de la arquitectura contemporánea.

En Canarias, las tradiciones populares ligadas a la ocupación del paisaje han generado una enorme presencia de edificios relacionados con los usos agrícolas. Aquellas arquitecturas tradicionales originales que aún permanecen son piezas ya transformadas que se sitúan en el espacio rústico, pero también en las ciudades. Son contenedores se han reformado y re ocupado masivamente en las últimas décadas como espacios para la residencia y para todos tipo de equipamientos.

La arquitectura popular de las islas Canarias tiene sus orígenes en la etapa de primera colonización del archipiélago. Es una forma de habitación peculiar que se apoya en una concepción de la relación con el medio volcánico, que es netamente rural y preñada de lo que algunos definen como “insularidad atlántica“.

Desde sus orígenes, la humilde arquitectura desarrollada como complemento a las prácticas agrarias ha sido una parte importante de las tradiciones culturales que conforman esta especial identidad local de las islas que integran la región macaronésica. Y que, claramente, tiene aquí sus raíces en aquellas costumbres que acompañaron desde principios del siglo XV a los primeros colonos en la expansión oceánica de un pequeño país volcado al Atlántico como es Portugal.

Este proyecto nace de una confrontación muy directa con la arquitectura vernácula del Norte de Tenerife. Así, el proyecto trata de recuperar determinadas componentes de la arquitectura popular como material válido para una obra contemporánea. Las razones de esta actitud parten de la voluntad de ofrecer una respuesta a una mal llamada arquitectura “canaria” que recuperando determinados elementos formales de la arquitectura popular constituye una de las demandas mas potentes que los clientes locales solicitan como lenguaje distintivo de las obras de arquitectura.